6 de noviembre de 2007

Mucha gente prefirió no patinar

Para los que sostienen que es la gente la que pide puro entretenimiento en la televisión, el ciclo "Televisión por la identidad" que relata historias de niños apropiados durante la última dictadura argentina viene a demostrar que no siempre es así.
En su primera edición el ciclo hizo 17,3 puntos de rating, compitiendo con lo que se supone el imbatible de la televisión ("Patinando por un sueño"). Pero contrariamente a lo que muestran otras producciones que suelen ir desgastándose con los sucesivos envíos, "Televisión por la identidad" cerró su tercera edición con 20.1 puntos de rating.
Esto no sólo viene a plantear que la gente puede optar por opciones menos frívolas, sino que se puede sostener un programa por su calidad y no tanto por la maquinaria de promoción que suelen desplegar las productoras. En la emisión del lunes 5/11 del programa del patín, volvían a a patinar las competidoras que habían estrellado su anatomía contra el hielo la semana anterior, video que fue repetido por infinidad de programas. Sin embargo, no alcanzó para distraer la audiencia que eligió ver algo de contenido comprometido, distante de un pasatiempo banal. Pero no por ello, menos televisivo. Esto demuestra que la televisión no tiene que ser culturosa para atraer a las audiencias: simplemente tiene que ofrecer verdaderas alternativas para optar. Hay audiencias para todo, cuando hay todo para las audiencias.

1 comentario:

Laura dijo...

Excelente reflexión... Solo quiero señalarle un error (seguramente en el tipeado) al comienzo del texto "para los QUE sostienen..."

Saluditos,
Laura M